Querida Adèle, por Miguel Marinero

“Querida Adéle:
Tienes razón. Hay que amarse y luego hay que decírselo, y luego hay que escribírselo, y luego hay que besarse en los labios, en los ojos, en todas partes” Víctor Hugo.

Con esta magnífica declaración de intenciones, la firma Miguel Marinero se lanza de lleno al diseño de vestidos de novia, tras más de 45 años dedicados a la más alta moda.

Su primera colección es una aproximación contemporánea al universo nupcial, una visión cero ostentosa, pero no por ello carente de emoción y sentimiento. Diseños depurados, elaborados en tejidos naturales, que suponen un regreso a lo elemental. Vestidos y trajes de belleza clásica, eterna, que resultan, sin embargo, visualmente innovadores.

Los materiales (sedas, linos, organzas…) se trabajan de forma casi arquitectónica. Los drapeados, fruncidos o plisados convierten a los vestidos en auténticas esculturas: puras obras de arte en movimiento.

El resultado es una de las colecciones más sorprendentes y elegantes del año, que se presenta a través de estas fabulosas imágenes de Álvaro Medina. ¡Larga vida a las novias de Miguel Marinero!

Diseños: Miguel Marinero, @novias.miguelmarinero

Fotografía: Álvaro Medina

Joyas: Cartier, @cartier